La exposición en la fotografía: Donde nace toda buena foto

/ / Fotografía
exposición

Si existe un elemento clave en fotografía, que nos ayude a tomar imágenes de máxima calidad, ese es la exposición.

La razón es sencilla: la fotografía es exposición. Cuanto más la conozcas y sepas controlarla, mejores fotos harás.

Para entender bien todo este proceso y aprender a controlar la exposición de las fotografías vas a tener que familiarizarte con tres conceptos clave, que verás más adelante.

Pero, no te preocupes, porque aquí voy a dejarlo todo muy claro.

La finalidad de este artículo es aprender a crear fotos que estén expuestas correctamente, sin olvidar la creatividad y la calidad.

Y estoy seguro de que lo vas a conseguir.

Entiende la exposición en la fotografía para medir la luz a la perfección en tus fotos con esta completa guía. Haga clic para Tweet

Fundamental: ¿qué es la exposición en la fotografía?

Como no podemos empezar la casa por el tejado, y mi objetivo es conseguir que entiendas a la perfección cada término, voy a comenzar explicando la base de todo; la exposición.

Para explicarlo de una forma sencilla, podríamos decir que la exposición es la cantidad de luz que entra en el sensor de la cámara.

La exposición está formada por tres factores invariables, que forman el llamado “triángulo de la exposición”: Velocidad de obturación, apertura de diafragma y sensibilidad ISO.

Sencillo, ¿verdad?

Cada uno de estos factores tiene un impacto diferente en la forma de captar la luz, por lo que es imprescindible que aprendas a controlarlos.

Obviamente, el primer paso para hacer una buena foto es conseguir una exposición equilibrada. Cuando hablamos de mala exposición fotográfica, se suele hablar de dos situaciones: sobreexposición y subexposición.

Vamos a ver en qué consiste cada una.

Sobreexposición: En este caso, el sensor recibe un exceso de luz lo que hace que la imagen quede sobreexpuesta o “quemada”. Se reconoce fácilmente porque la fotografía es demasiado clara.
Subexposición: Por el contrario, cuando decimos que la imagen está subexpuesta, es porque no ha entrado toda la luz necesaria al sensor. Las reconocerás porque son imágenes oscuras y sin detalle.

En una situación de correcta exposición fotográfica, la cámara ha obtenido la luz necesaria para que la escena que estamos fotografiando esté perfectamente equilibrada.

Se trata, básicamente, de ser lo más fiel posible a lo que estamos viendo a través de nuestros ojos.

exposición fotográfica

Aquí puedes ver una fotografía sobreexpuesta (izquierda), con una exposición correcta (centro) y subexpuesta (derecha).

La exposición como recurso artístico

Ahora ya sabes en qué consiste cada parámetro y cómo influye en la exposición. Pero esto no significa que tengas que limitarte a reproducir lo que ven tus ojos.

Existen muchas formas de aprovechar la exposición para conseguir resultados artísticos o creativos.

Por ejemplo, para realizar una foto de larga exposición debes alejarte mucho de la obturación aconsejada para poder conseguir el resultado que buscas.

Otra opción puede ser que quieras una profundidad de campo diminuta, para realzar el efecto bokeh o para fotografía macro. En este caso, deberás utilizar la apertura más grande que permita tu lente y ajustar obturación e ISO para compensar todo el exceso de luz.

O tal vez necesites lo contrario, una foto de producto en la que todo esté enfocado. Para ello, la apertura será pequeña y compensarás con una obturación y una ISO altas.

exposición

Ene sta foto de producto hacía falta una profundidad de campo muy estrecha, por lo que lo primero fue configurar una apertura grande.

Cómo medir la exposición en fotografía

Con la teoría aprendida y algunos términos aclarados, lo que tenemos que hacer es aprender a medir la exposición para tomar fotos perfectas.

En este momento entra en juego el triángulo de la exposición del que te hablaba antes: diafragma, obturación y sensibilidad.

Esto es, de forma resumida, la función de cada uno.

Diafragma: Cuanto mayor sea la apertura del diafragma de la cámara, más luz entrará al sensor de la misma. Por lo tanto, este elemento se basa en la cantidad de luz para tomar la imagen.
Obturación: En este caso el tiempo es la clave. La velocidad de obturación marca el tiempo que la luz permanece sobre el  sensor. Cuanto más alto es el valor, menos tiempo tendrá el sensor para recoger luz y más oscura será tu foto.
Sensibilidad: Se trata, básicamente, de la capacidad del sensor para captar la luz. Si la sensibilidad es alta, el sensor recogerá más cantidad de luz y más clara será tu foto.

Como puedes entender de esto, es importante controlar los tres factores para exponer perfectamente.

Ejemplos de ajuste de exposición

Lo más común es que el fotógrafo se centre en el factor con más importancia para la foto que quiere hacer y modifique los otros dos para equilibrar.

Por ejemplo, si quieres hacer fotos de deportes, necesitarás una obturación rápida. Esto oscurecerá tus fotos, así que deberás compensar con una apertura grande y una ISO alta.

En el caso contrario, en fotos de larga exposición, el elemento principal es una obturación lenta (mucha luz). La compensación se hará con una apertura pequeña y una ISO baja.

Al final, si equilibras el triángulo, conseguirás una foto perfecta en cualquier situación.

Cómo saber qué exposición usar

Cuando tienes experiencia, sólo con ver la escena ya sabes qué parámetros utilizar.

Pero si son tus primeras fotos o no estás familiarizado/a con la exposición, te pasará como a todos al principio, te sentirás perdido/a sin saber qué parámetros confiurar (te lo digo por experiencia).

Para ello, hay dos herramientas que te harán la vida más fácil de cara a acertar en la exposición de tu foto.

El histograma

El histograma es de gran ayuda para que podamos comprobar la calidad de la exposición de nuestra fotografía.

Eso sí, esta medición puedes verla una vez saques la foto. Aunque en muchos casos, basta con un vistazo a la foto para comprobar si ésta ha quedado sobreexpuesta o subexpuesta.

Todas las cámaras tienen la opción de ver dicho histograma, que no es más que una representación matemática de la exposición de tu foto.

Para leer el histograma, tienes que hacerlo pensando en una cuenta de 0 a 256. Siendo 0 (izquierda) el negro puro y el 256 (derecha), blanco puro.

Si los valores se encuentran pegados a la derecha (mucho blanco puro), la foto está sobreexpuesta, centrados, será correcta, mientras que a la izquierda (mucho negro puro), estará sobreexpuesta.

Sabiendo esto será fácil corregir la exposición y conseguir una foto equilibrada.

exposición fotográfica

De izquierda a derecha. Histograma de foto sobreexpuesta, histograma de foto equilibrada e histograma de foto subexpuesta.

Exposímetro

Por otra parte, tenemos la inestimable ayuda del fotómetro o exposímetro incorporado.

Este elemento es crucial para medir la exposición antes de tomar la imagen. Lo que hace el fotómetro es determinar qué exposición le hace falta al sensor para conseguir una imagen correctamente expuesta.

Este análisis lo hace teniendo en cuenta la luz que aparece en la escena y los parámetros que tengas configurados.

Esto debes seguirlo sólo en modo manual o prioridad (de velocidad o apertura).

Obviamente, si utilizamos el modo automático de nuestra cámara, el exposímetro ajustará todos los valores para que se configure los parámetros que deben seguir el obturador, la apertura y la sensibilidad.

El exposímetro se muestra en la pantalla del visor de tu cámara con un aspecto similar a éste:

Exposición fotografía

Cuando hagas media pulsación del disparador, verás que la línea de abajo se moverá a un lado o a otro.

Si la línea se acerca al “+” es porque estamos sobreexponiendo la foto y viceversa. Teniendo esta información en cuenta, sólo es necesario ajustar los parámetros mencionados anteriormente, hasta que el exposímetro se acerque lo más posible al centro.

Ahora ya sabes qué es el triángulo de la exposición, cómo medirlo y los modos de ajustarlo. Esto es, sin duda, la base para que aprendas a exponer tus fotos de forma perfecta, ¿no crees?

La exposición en la fotografía: Donde nace toda buena foto
5 (100%) 7 votos

2 Comments to “ La exposición en la fotografía: Donde nace toda buena foto”

  1. Ruben Cruz dice:Responder

    Excelente Javier ahora a empezar a practicar gracias por compartir. Saludos.

  2. Albert Rafael dice:Responder

    en hora buena, ya esto lo aprendí en este blog anteriormente, sin embargo, nunca esta de más tenerlo siempre en la cabeza, como principiante al fin, leo los post y se me olvida a la vuelta de la esquina. por eso los selecciono para la impresión en papel. Muchas gracias, javier, nuevamente,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Apuntarme al training
[ Al enviar, espera a que se cargue la página de confirmación para asegurarte de que te has apuntado correctamente ]
Apuntarme al training
[ Al enviar, espera a que se cargue la página de confirmación para asegurarte de que te has apuntado correctamente ]
Ver oferta
La oferta de la colección de presets completa vuelve a estar activa.
El mayor descuento por tiempo limitado.
Quiero ver los presets!
Compatibles con
Lightroom 4, 5, 6 y Classic
Instrucciones de instalación en PDF
Guía de uso y características de cada preset
MUY ESPECIAL
QUIERO HACERTE
UN REGALO
He preparado un pack con 15 de mis mejores presets. Los mismos que utilizo en mis propios trabajos, y que ahora puedes utilizar tú también en tus fotos.
Quiero hacerte
muy especial
Un regalo
Te traigo una selección de mis 15 presets personales favoritos. Los mismos que utilizo en mis propios trabajos, listos para mejorar tus fotos en un solo clic.
Ir a la página de descarga
Cuidado, los presets son altamente adictivos!