Apertura de diafragma: La puerta a la luz ideal

/ / Fotografía
apertura de diafragma

Puede que la conozcas por “apertura de diafragma”, como “diafragma” o simplemente por “apertura”.

Puede que ya te haya traído dolores de cabeza, o tal vez esté por traértelos (luego lo entenderás).

Lo que sí es seguro es que la apertura de diafragma es uno de los factores más somportantes en el triángulo de la exposición. Porque, a diferencia de velocidad de obturación y sensibilidad ISO, ésta es la que influye en más aspectos de tu imagen, no sólo en la cantidad de luz que recibe, sino también en la profundidad de campo y la nitidez de la toma.

Pero no te asustes por lo que he dicho, porque en el fondo, es más sencillo de comprender de lo que parece.

En este artículo vas a conocer su funcionamiento y secretos para perfeccionar la apertura en tus fotos de forma sencilla.

Conoce todos los secretos de la apertura de diafragma y aprende a controlarla a la perfección en tus fotos con esta completa guía. Haga clic para Tweet

¿Qué es la apertura de diafragma?

El mejor modo de entender la apertura de diafragma es imaginar el iris del ojo. Cuanto más abierto está, más luz entra por él.

Pues bien, puedes pensar en el diafragma como el iris de tu objetivo.

Este diafragma forma parte del objetivo (no de la cámara) y está compuesto por hojas que se abren y cierran en el momento del disparo. El tamaño de la apertura de estas hojas lo indicas a la cámara mediante el número f que te explico en el siguiente punto.

Con la apertura controlas tres aspectos básicos de la fotografía:

  1. Cantidad de luz que llega al sensor
  2. Tamaño de la profundidad de campo
  3. Nitidez de tus imágenes
apertura de diafragma

Este objetivo con ocho hojas ofrece una apertura muy pequeña, por donde entra poca luz.

Cómo se mide la apertura

Aquí es donde viene la parte complicada.

La apertura de diafragma se mide en “pasos f” (f-stops, en inglés). Generalmente se representa como “f/número”, por ejemplo “f/1.8, f/5.6, f/22”

La escala de pasos completos es la siguiente:

1.0 – 1.4 – 2 – 2.8 – 4 – 5.6 – 8 – 11 – 16 – 22 – 32 – 45 – 64

Muy posiblemente, tu cámara use una escala de un tercio de paso, lo cual significa que hay dos números f entre cada paso completo, algo que permite mayor variedad de parámetros.

La escala de un tercio de paso sigue la siguiente progresión:

1.0 – 1.1 – 1.2 – 1.4 – 1.6 – 1.8 – 2 – 2.2 – 2.5 – 2.8 – 3.2 – 3.5 – 4 – 4.5 – 5 – 5.6 – 6.3 – 7.1 – 8 – 9 – 10 – 11 – 13 – 14 – 16 – 18…

Te preguntarás… ¿Y dónde está la dificultad?

Pues en la forma de trabajar con ella. Algo que causa confusión en los fotógrafos novatos es que, las aperturas grandes, son las que tienen números pequeños y vice versa.

Lo normal es pensar que, cuando aumentamos la apertura, o usamos una apertura grande, también aumente el número, pero no es así.

Por ejemplo, si pasamos de f/5.6 a f/1.8, la lógica te dice que ha disminuido, pero en realidad hemos aumentado la apertura, mientras que, si pasamos de f/8 a f/22, la hemos disminuido.

El truco es pensar al revés para no equivocarse y acabar con la apertura contraria a la que buscabas.

Cómo afecta a la exposición

Teniendo como referencia la escala anterior, es importante saber que, con cada aumento de paso completo, se reduce la apertura un 50%, por lo que permite la entrada de la mitad de luz.

En resumen, cuanto más grande es la apertura (menor número f), más luz tendrá tu foto y, cuanto más pequeña (mayor número f), menos luz llegará al sensor.

Aquí puedes ver una secuencia en la que se reduce la apertura en un paso f en cada toma.

apertura de diafragma

El aumento de un paso f en cada imagen disminuye el 50% la cantidad de luz que llega al sensor.

Pero esto no es todo. Como te decía, la obturación no sólo influye en la luz de tu foto, sino también en dos factores más.

Profundidad de campo

Como te explico más detalladamente en este artículo sobre la profundidad de campo, ésta es la zona con enfoque aceptable de tu foto.

Cuanto más grande sea tu apertura, menor será la profundidad, y más zona desenfocada tendrá tu imagen. Mientras que, cuando cierras la apertura, la profundidad de campo aumenta y habrá más distancia enfocada.

Si te fijas en la imagen inferior, con cada paso f que aumenta, el fondo empieza a verse más enfocado. Esto es porque la profundidad de campo es más amplia.

apertura de diafragma

El aumento de un paso f en cada imagen aumenta el tamaño de la profundidad de campo.

Nitidez de tu foto (Punto dulce)

Este concepto varía según el objetivo que uses pero está directamente relacionado con la apertura de diafragma.

El famoso punto dulce de tu lente es la apertura en la que consigue la mejor nitidez en el punto de enfoque. No siempre está en el mismo número f, pero suele ser dos o tres pasos f completos más pequeños que la apertura máxima.

Esto es, que si tu objetivo abre a f/1.8, su punto dulce estará sobre f/3.5-f/5.

Difracción de la lente

Existe la creencia de que, cuanto más pequeña sea la apertura, más nítida será tu imagen, pero es un error.

En las aperturas pequeñas nos encontramos con el problema de la difracción, un fenómeno de la luz que se da cuando ésta atraviesa agujeros muy pequeños.

Entonces, la luz pasa de dispersarse en línea recta a hacerlo en forma de cono, por lo que deja de concentrarse en un punto fijo y da lugar a fotos menos nítidas.

Por suerte, este caso sólo se da con aperturas a partir de f/16, por lo que no tienes que preocuparte con aperturas más grandes.

Qué apertura usar y cuándo hacerlo

Ahora que ya sabes lo más importante sobre la apertura, es hora de ver cuándo utilizarla.

Ante todo, debes saber que esto es una guía orientativa sobre en qué momentos usar cada apertura. En realidad, depende más de los resultados que quieras conseguir y lo artística que quieras que sea tu foto.

Aperturas más comunes

Éstos son los usos más comunes para cada paso f que puedes encontrar:

  • f/1.4: Una de las mejores aperturas que puedes encontrar para disparar con luz baja (con permiso de la f/1.2). Mucho cuidado con su profundidad de campo estrecha, puede arruinar primeros planos y detalles en los objetos.
  • f/1.8-2: Prácticamente los mismos usos que la apertura anterior pero a un precio mucho más económico.
  • f/2.8: Sigue ofreciendo condiciones geniales en luces bajas pero con una profundidad de campo más amplia. Ideal para retratos y fotos en las que busques un desenfoque artístico. Está presente en muchas de las lentes más famosas, como el 100mm macro, 24-70mm o el 70-200mm.
  • f/4: Si tu autofoco es algo impreciso o tú o tu sujeto os movéis después del enfoque, ésta es la apertura mínima que deberías usar para no perder detalle en tus fotos. Con aperturas más grandes, te arriesgas a que el punto que querías enfocar haya salido de la profundidad de campo.
  • f/5.6: La apertura ideal para fotos de parejas donde las distancias varían. No recomendable con bajas luces, por lo que empieza a ser necesario el uso de flash (rebotado, de momento).
  • f/8: Una obturación perfecta para fotos de grupos, donde te asegurarás de que todos los miembros estén bien enfocados. El uso de flash es necesario o tu foto será demasiado oscura.
  • f/11: Si te dedicas a la fotografía de estudio, ésta es tu apertura. Genial para conseguir retratos nítidos con una buena profundidad de campo.
  • f/16: Úsalo en condiciones de mucha luz, como en fotos donde el sol interviene directamente o en fotos de estudio donde quieres mucho contraste entre luz y sombra.
  • f/22: La apertura favorita de los paisajistas. En este punto, prácticamente toda la imagen estará enfocada dado su gran profundad de campo.

Fotografía de retratos

La fotografía de retratos requiere una apertura lo suficientemente pequeña como para enfocar toda la cara y lo bastante grande como para conseguir un bonito desenfoque de fondo.

Las distancias entre f/2.8 y f/4 son perfectas para este motivo. Si utilizas flash o realizas fotografía de estudio, una apertura de entre f/8 y f/11 te dará todo lo que necesitas.

apertura de diafragma

Este retrato está realizado a f/3.5 para asegurar que sólo la cara está dentro de la profundidad de campo.

Fotografía macro

El objetivo de esta fotografía es asegurarse de que el sujeto es lo único enfocado de la foto y sea éste el que atrae toda la atención, por lo que, cuanto más grande sea la apertura, mejor será la foto.

Los objetivos macro disponen de aperturas máximas entre f/2 y f/3.5 para conseguir estos resultados.

Fotografía de paisajes

Todo lo contrario que el punto anterior. En el caso de los paisajes, cuanto más detalle se vea, mejor, por lo que las aperturas a partir de f/16 te asegurarán una buena foto, siendo f/22 la más utilizada.

f/64

Posiblemente, ninguno de tus objetivos llegue a cerrarse tanto, pero la apertura f/64 es famosa por ser la que utilizaban en sus fotos Ansel Adams y los demás creadores del grupo homónimo.

Resumen

apertura de diafragma

Como te decía, esto es sólo una guía. Así que te animo a hacer tus propias fotos y que pruebes todo lo que puedas para aprender y entender el uso de la apertura de diafragma.

Como ves, la apertura es un factor importantísimo en la fotografía y, aunque es complicado de entender, cuando la dominas, te permite conseguir todos los resultados que buscas.

¿Ya practicas una apertura correcta?

Apertura de diafragma: La puerta a la luz ideal
5 (100%) 6 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Apuntarme al training
[ Al enviar, espera a que se cargue la siguiente página para asegurarte de que todo ha salido bien ]
He leído y acepto la política de privacidad *
Apuntarme al training
[ Al enviar, espera a que se cargue la página de confirmación para asegurarte de que te has apuntado correctamente ]