la paradoja del estilo personal

Verás, hay algo en la edición llamado “estilo personal” que consiste en hacer el feed lo más uniforme posible, desarrollar y usar un preset durante años y aplicarlo a todas las fotos de forma indiscriminada…

Cuanto más igual es todo, más estilo tienes.

Fácil.

Seguro que lo has oído mil veces.

Pues vas a flipar pero, paradójicamente, eso es lo más alejado que existe del estilo personal.

Cuanto más igual lo haces todo y cuanto más repites tu edición para que te reconozcan, menos estás transmitiendo y menos mensaje mandas con tu trabajo.

Y no lo digo yo, tus ídolos te lo ponen en la cara continuamente.

Haz una prueba.

Piensa en el fotógraf@ que, en tu opinión, tiene mejor estilo de edición. Ése que, cada vez que ves una foto suya piensas “joder, ojalá lo tuviese yo”.

(Aquí es donde el 80% piensa en Shortstache)

Pásate por su perfil y estudia sus fotos.

Esa persona, que tendrá un estilo personal potente porque se ha preocupado en estudiarlo y afinarlo, sabe que cada foto tiene unas condiciones diferentes y. por lo tanto, y hay que editarla de forma diferente.

Y también sabe que lo que hará reconocible esa foto es el hilo conductor.

Si no es así, cambia de referente.

palabra clave: personal

Si hay algo más difícil en la edición que aprender a usar Lightroom es la misión de encontrar el estilo personal.

Por eso todos optamos al principio por usar el estilo personal de otra persona. (Sí, he dicho “optamos”; yo también lo he hecho)

¿Te das cuenta de la incongruencia?

Aquí la palabra clave no es estilo, es “personal”.

Lo que significa que si usas el de otra persona, estás copiando también su forma de entender la edición, sus emociones y la conexión de éstas con sus fotos.

El estilo es como el DNI; personal e intransferible.

Y seamos realistas, también pensamos que no merecemos tener algo así por no ser profesionales o tener la fotografía como un simple pasatiempo.

Eso no es cierto, lo único cierto es que pensando así te condenas a no tenerlo nunca.

Así que te voy a decir dos cositas que te traerá el tener un estilo personal potente y que evoluciona.

Dicho esto, he creado un método para que consigas tu estilo personal con cantidad de contenido de trabajo

un plan para encontrarte

Todo comienza cuando descubres quién eres.

El caso es que esto es algo que puede llevar una vida, y no estamos para eso.

Sin problemas.

“El Cuaderno del Estilo Personal” es la guía con la que vas a realizar un viaje por tus gustos (incluso los que no sabes que tienes) para identificar cada detalle y crear tu propio estilo.

Con el hilo conductor que compartirán todas tus ediciones y las variantes para ajustar a las condiciones de cada foto.

del cuaderno a la fotografía

Porque una cosa es saber cómo tiene que ser tu estilo y otra aplicarlo.

Para que llegues hasta él de forma sencilla, he creado un sistema de edición llamado “El Creador de Estilos” con el que recrear en Lightroom todo lo apuntado en tu Cuaderno.

Una herramienta con más de 350 ingredientes a tu disposición (Curvas, Gradación, HSL, ajustes básicos…) para crear combinaciones y efectos a medida de lo que buscas.

(Ojo, esta parte tienes que trabajarla y ajustarla con calma durante un tiempo hasta llegar al punto perfecto. Esto es un método de edición, no un truco del Mago Pop)

quien ya tiene un estilo te guía

Imagina que un chef profesional te explicase, paso a paso, no sólo cómo preparar sus recetas, sino también el motivo por el que usa cada ingrediente, por qué elige cada combinación de sabores, texturas… y qué busca despertar en el cliente.

Pues eso son las Guías de Estilo.

El libro en el que, profesionales de la fotografía con estilos personales trabajados y asentados, te van a explicar cómo es cada detalle de su edición y cuáles son todas las variaciones que realizan según las condiciones de cada foto.

Estas guías incluyen el hilo conductor de cada profesional para que uses como base de tu estilo y lo completes con los ingredientes de El Creador de Estilos según tus gustos y necesidades.

Además, el libro de guías no dejará de crecer, por lo que siempre estarás consiguiendo nuevos estilos de diferentes fotógraf@s.

Éstos son algunos de los estilos que encontrarás en las Guías.

Si compras

Tendrás acceso inmediato y permanente a todo el contenido de Estilo a la Carta que incluye:

Preguntas frecuentes

¿Cómo se estudia el método?

Una vez entres, tendrás acceso a todo el contenido de forma permanente, con tres lecciones en vídeo para aprender a usar el Cuaderno del Estilo Personal, El Creador de Estilos y Las Guías del Estilo Personal.

Además de todo el material para descargar y acceso a futuras actualizaciones.

¿Ofreces garantía de devolución?

No, eso no sería serio. Si tienes alguna duda, puedes consultar antes de comprar.

Si piensas que esto es sólo marketing y no funciona, tal vez deberías buscar algún pack de presets.

¿Aprenderé a usar lightroom?

No, aquí no vas a ver lecciones sobre cómo usar Lightroom ni ninguna herramienta. Esto está centrado en estilo personal, cómo encontrarlo y construirlo con las herramientas que te doy.

¿me sirve si ya tengo una forma de editar?

Te sirve si tienes una forma de editar pero no sabes salir de ahí y adaptar tu edición a las variaciones de cada foto y quieres encontrar ese punto que las haga diferentes entre sí pero manteniendo el hilo conductor en todas.

También si sabes que editar siempre igual es lo contrario al estilo personal y quieres evolucionar tu trabajo.

¿para quién es este método?

Para cualquier persona que se haya dado cuenta de que tener un estilo personal reconocible es la base sobre la que construir cualquier proyecto que incluya fotos, ya seas principiante o profesional.

Da igual que hagas moda, paisajes, producto, eventos… Todas tus fotos necesitan transmitir lo que eres y tus gustos.

cuesta más que muchos packs de presets

Y con razón. De hecho, debería costar más que todos los packs de presets que hay por ahí, ya que ninguno puede ofrecer lo que encontrarás aquí.

Puedes probar con esos packs si lo que te preocupa es el dinero y si no te importa trabajar el doble para conseguir la mitad.

Si no, esto es para ti.