Siete trucos para mejorar tu fotografía gastronómica

/ / Fotografía
Fotografía gastronómica

En todos mis años realizando fotografía gastronómica he podido descubrir lo diferente que es del resto de tipos de fotografía, con sus técnicas de iluminación y composición, elementos y tomas…

Después de miles de fotografías realizadas, he aprendido muchos trucos a la hora de preparar cada sesión, desde detalles sencillos hasta otros que pueden cambiar completamente una foto y hacerla única.

Aquí tienes una pequeña recopilación de los que considero más importantes para conseguir una fotografía gastronómica de calidad que puedas ofrecer a tus clientes.

Mejora tu fotografía gastronómica con estos siete sencillos puntos. Haz click aquí para tuitear esto

El uso del trípode

Este punto no está el primero por casualidad; uno de los primeros instrumentos en los que debes invertir para una buena fotografía gastronómica tiene que ser el trípode.

Éste te ofrece la única forma de conseguir unas fotografías con un enfoque perfecto y sin tener que preocuparte por conseguir el mismo encuadre.

No es necesario que compres un trípode con dos ceros en su precio para poder sacar un buen resultado, pero asegúrate de que tenga una buena zapata para realizar buenos encuadres, y si es posible. que la columna se pueda abatir horizontalmente, para las tomas cenitales.

Una composición para cada toma

A la hora de preparar una sesión de fotos de gastronomía lo ideal es que hagas varias capturas del mismo elemento; una cenital, otra frontal, a 45º… pero ten siempre presente el cambiar la composición con cada cambio de toma.

Piensa que los elementos que quedan bien en una toma, no tienen por qué quedar bien en la siguiente, pueden taparse la luz, distraer la atención… Por eso, después de cambiar la posición del trípode, recompón la escena dependiendo de lo que necesites en la nueva.

Fotografía gastronómica

Ejemplo de toma a 25º con una composición única

Fotografía gastronómica

Ejemplo de toma cenital con una composición única

En esta foto de receta puedes ver que en la toma a 45º se ve la pera al lado de las cebollas y no está el cazo con la salsa, cosa que cambia en la toma cenital, la cual está compuesta de forma diferente.

Usa paneles para los fondos

Cualquier material que te imagines puede ayudarte a tener un gran fondo para tu fotografía gastronómica, como maderas naturales, placas de hierro, telas… Y lo mejor es que no hace falta que utilices mesas, sino que simples tableros de un tamaño medio te pueden servir.

No dudes en reutilizar materiales naturales, los cuales dan calidez y elegancia a tus fotos, como por ejemplo, el fondo que he utilizado para la foto de las aceitunas, formado por tablas de madera para revestir paredes, montadas sobre un bastidor de 75x75cm.

Aparte, para conseguir un acabado más antiguo o rústico, lo que puedes hacer es pintarlo, saltar la pintura, aplicar tintes, rascarlo para conseguir marcas de uso

Fotografía gastronómica

Ejemplo de fondo creado para fotografía gastronómica

Fotografía gastronómica

Ejemplo de fondo de madera natural

Practica con la luz natural

Una de las mejores cosas que puedes hacer para iluminar tus fotografías gastronómicas es utilizar luz natural. Ésta proporciona una iluminación suave, difusa y sin sombras duras.

Lo primero que tienes que hacer es encontrar la ventana ideal en tu casa, preferiblemente grande, por donde entre una luz directa. Las mejores horas para una buena iluminación suelen ser por la mañana.

Asegúrate de colocar delante de la ventana cualquier elemento que difumine la luz, como una sábana, un trozo de papel cebolla, unas cortinas blancas no muy tupidas o lo que uso yo, la parte traslúcida de mi reflector de estudio. Así te asegurarás de conseguir una luz suave y quitar las sombras marcadas que hace el sol.

Recuerda tener todo preparado para la sesión antes de tiempo, para aprovechar todo el tiempo de luz, que dependiendo de la estación, será más o menos.

Fotografía gastronómica

Ejemplo de sesión fotográfica con luz natural

Dispara con tu ordenador cerca

Ver con claridad el resultado de tus fotos te da la opción de mejorarlas y sacar lo mejor de cada toma. Hacer esto a través de la pantalla de la cámara es un poco complicado, no sólo por el tamaño de ésta, sino porque hay encuadres, como el cenital, que lo hacen literalmente imposible.

Por esta razón, yo siempre hago mis sesiones gastronómicas con mi cámara conectada al portátil. Una técnica que en inglés se conoce como “tethered” y que te permitirá ver al instante cada foto que realices con todo detalle.

Para ello, te recomiendo utilizar programas como Lightroom, que tiene su modo de fotografía con conexión, o mi preferido; Capture One 10, un software especializado en tethering y organización que ofrece todo lo que necesitas en tu sesión.

Recuerda siempre contar con un cable lo bastante largo para no ver comprometidas tus tomas y poder moverte con comodidad.

Fotografía gastronómica

Sesión fotográfica conectada al ordenador

Ten preparado todo antes de emplatar

La velocidad a la hora de realizar una buena fotografía gastronómica es un punto a tener en cuenta. Muchos platos a los que te enfrentarás contarán con ingredientes delicados y que cambiarán de forma y color con el tiempo, por lo que tendrás que moverte rápido.

Por esto, es importante que tengas todo preparado con anterioridad, tanto la composición de la foto como la iluminación. Mi consejo es que pongas en el plato elementos parecidos al plato final que te sirvan de modelo de luces.

De esta forma, una vez tengas seguro que todo está como quieres, podrás emplatar y disparar directamente al resultado final, ganando así mucho tiempo para pequeños retoques que quieras hacer.

Fotografía Gastronómica

Prepara bien tu escena antes de añadir elementos que cambien rápidamente, como el hielo.

Fotografía gastronómica

Foto final realizada nada más añadir el hielo, antes de que se derritiese.

Crea una colección de materiales

Para tener una buena colección de fotos, lo mejor que puedes hacer es crear una buena colección de material para tus trabajos.

Compra todo lo que encuentres atractivo, desde platos hasta vasos, boles, cubiertos y luego, otros instrumentos, como ralladores de queso, cucharas de madera, servilletas, paños, botellas, tazas de café…

Cada nuevo elemento que compres es una nueva foto, y por lo tanto, nuevo material que enseñar diferente al anterior.

EXTRA: Iluminación de botellas

Si tienes que realizar una fotografía gastronómica orientada a líquidos o botellas, aquí te dejo un tutorial que he realizado especialmente para esto, en el que te explico cómo iluminar botellas de forma profesional con una sola luz y un acabado perfecto.

Iluminar botellas

Y hasta aquí los puntos para mejorar tu fotografía gastronómica. Espero que te haya servido, y como siempre, si tienes dudas sólo tienes que comentar y te contestaré enseguida.

Si te ha gustado, sólo te pido un poco de ayuda compartiendo esto en tus redes sociales y votando el artículo un poco más abajo. Gracias!

Siete trucos para mejorar tu fotografía gastronómica
5 (100%) 3 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
>> QUIERO SER MEJOR FOTÓGRAFO YA! <<
¿Quieres convertirte en mejor fotógrafo?

He creado este eBook con todo lo que he aprendido y utilizado en mi trabajo para ayudarte a conseguir tu meta en la fotografía en sólo ocho pasos.

¿ACEPTAS EL RETO?
Recibirás un correo con el enlace a tu eBook GRATIS
¿Quieres convertirte en mejor fotógrafo?

He creado este eBook con todo lo que he aprendido y utilizado en mi trabajo para ayudarte a conseguir tu meta en la fotografía en sólo ocho pasos.

¿ACEPTAS EL RETO?
QUIERO YA ESE EBOOK!
En la siguiente página podrás descargar tu ebook GRATIS