7 claves para interactuar con tus modelos

/ / Fotografía

Cuantas más sesiones de fotos hagas con modelos, más te darás cuenta de que se trata de una colaboración entre fotógrafo y sujeto. Cuando los dos trabajan de forma conjunta, el resultado es muchísimo mejor y más completo, garantizando siempre una buena fotografía.

Esto lo notarás sobre todo cuando trabajes con modelos sin experiencia, como es el caso de bodas, reportajes comerciales, intercambios… Cuando tus sujetos no tengan experiencia en ser fotografiados o no conozcan bien el proceso es donde debes sacar lo mejor de cada uno de ellos con tu trabajo de comunicación.

Con estos siete trucos para interactuar con tus modelos mejorarás tus sesiones. Haz click aquí para tuitear esto

La importancia de interactuar con tus modelos

Durante cualquier sesión de fotos en la que trabajes, interactuar con tus modelos de una forma adecuada te permitirá crear un ambiente confortable en el que ambas partes os sintáis bien y permita un buen flujo de trabajo.

Debes tener en cuenta que el modo en que tu modelo responde ante ti será como se vea en la foto final; basta una mirada con duda o un movimiento nervioso y el trabajo quedará arruinado.

Para que esto no te suceda, aquí te enseño los siete puntos imprescindibles para interactuar con tus modelos de forma eficiente y productiva.

interactuar con tus modelos

1. Controla los tiempos

Uno de los puntos más importantes en una sesión de fotos es el tiempo. Controlarlo te permitirá tener a tu modelo siempre preparado y al 100% para la siguiente foto.

Tu meta tiene que ser siempre mantener este estado de preparación. Si te tomas las cosas con calma, con tiempos de preparación o pruebas demasiado largos, tu modelo se aburrirá, y no hay nada peor que una foto de un modelo aburrido luchando por no parecerlo.

En el otro extremo, si haces las cosas demasiado deprisa, conseguirás un modelo estresado y ansioso y te encontrarás con problemas de falta de comprensión y poses forzadas.

Si aprecias alguno de estos problemas, haz lo posible por conseguir que tu sujeto se encuentre a gusto y relajado, de forma que puedas sacar lo mejor de él.

2. Habla de forma positiva

 

Durante tus sesiones de fotos, mantener motivado y optimista a tu modelo tiene que ser tu principal preocupación de cara a conseguir los mejores resultados.

Por este motivo, si experimentas dificultades durante el trabajo, debes adoptar siempre una actitud positiva, buscar soluciones a tus problemas y no mostrarlos directamente.

Para conseguir esto, utiliza siempre un lenguaje positivo y esperanzador, que haga ver a tu modelo que las cosas están saliendo bien y el resultado va a ser justo el que espera.

Si no estás del todo feliz con el resultado de las fotos, no le hagas ver que está mal, sino que se va a mejorar, utiliza frases como “vamos a probar esta otra pose” en vez de “esta no me gusta” para que siempre se mantenga inmerso/a en la sesión.

 

Interactuar con tus modelos

3. El humor como terapia

Es muy común durante las sesiones de fotos con modelos no profesionales que éstos se encuentren tensos y se muestren introvertidos.

Para solucionar esto, el humor es tu aliado. Si te muestras demasiado serio/a durante el tiempo de trabajo, harás sentir más vulnerable a tu modelo, por lo que si te ríes de tus propios errores, o haces algún comentario gracioso mientras das indicaciones, haces que la balanza se equilibre.

Si por otra parte quien comete un error es tu modelo, puedes suavizarlo con cualquier comentario gracioso que le haga olvidar o no dar importancia a lo que ha sucedido, de forma que le hagas sentir confortable.

4. Ponte en su lugar para las órdenes

Cuando trabajes con cualquier modelo, a menos que esté bien preparado y conozca bien el modo de trabajo en una sesión, vas a ver que interpretar tus indicaciones no va a ser nada sencillo.

Una cosa que debes tener siempre en mente es que en tu cabeza tienes clara cada indicación que quieres dar, pero hace falta transmitirla de forma correcta y fácil de entender para que la puedan seguir sin problemas.

Si dices, por ejemplo, “inclina el cuerpo”, tú sabes en qué medida y dirección lo quieres, pero tu modelo se va a quedar prácticamente igual y muy posiblemente lo hará de forma incorrecta a menos que le ayudes con más información.

Para dar unas instrucciones inequívocas, ponte en el lugar del modelo, ten presente que tu derecha es su izquierda, etc. Es lo que se conoce como “instrucciones relativas al modelo” y que te facilitarán muchísimo el trabajo.

Si quieres facilitar más las cosas, da instrucciones como “muévete a tu derecha” en lugar de “muévete a la derecha”, de forma que no tendrá que pensar a qué derecha te refieres y será todo más fluido.

5. Posa para tu modelo

Para complementar el punto anterior, la demostración física de la pose que quieres es el truco definitivo.

Con ello no sólo consigues enseñar exactamente la pose que quieres, sino que le permites ver que no es tan difícil como puede pensar y le facilitas el posado.

Aparte, prácticamente eliminas el tiempo que debería emplear para interpretar la orden que le has dado, puesto que sólo tiene que reproducir el movimiento que le has enseñado.

No tengas problemas en dejar la cámara y acercarte para corregir cualquier problema de pose que pueda existir. Explícale con todo detalle lo que buscas, lo que quieres transmitir y cualquier truco para que se sienta más a gusto haciéndolo.

Interactuar con tus modelos

6. Mantén un flujo constante de comunicación

De nuevo, para hacer que tu modelo se sienta más a gusto y tranquilo durante el trabajo, te recomiendo que no dejes de hablar. No hay nada peor que un fotógrafo que saca fotos sin decir ni una palabra, esto desorienta al sujeto y hace que deje de posar correctamente.

Para ello, basta con pequeñas indicaciones, frases como “muy bien”, “sigue así”, “aguanta ahí”, “lo estás haciendo genial”… Aparte de dar a entender a tu modelo que sigues con él, también le animas y le subes la moral.

Muchas veces, utilizar estos recursos ayuda a tranquilizar a un modelo inseguro, con frases como “estás saliendo genial” o “me encanta esta foto” puedes conseguir que se relaje de tal manera que el resto de la sesión vaya sobre ruedas.

7. No hay lugar para reírse de los resultados

Como último punto quiero explicarte algo que puede parecer muy lógico de entrada, pero hay gente que no logra verlo o lo entiende de la manera equivocada.

Nunca te rías de un error de tu modelo cuando mires el resultado de la foto. Haz click aquí para tuitear esto

Muchas veces, al mirar el resultado de la foto y que en ésta haya cualquier error, como por ejemplo los ojos cerrados o la cara con un mal gesto, puede llevar a que se escape una pequeña risa, en principio sin ninguna maldad, pero a nadie le gusta que se rían de él, por lo que es algo que tienes que evitar a toda costa, porque no es que la risa en sí sea un problema, el problema es lo que pueda interpretar tu modelo.

Como puedes ver, hacer fotografías requiere un gran ejercicio mental por tu parte para evitar que tu modelo pierda la concentración y de esta forma, conseguirás el resultado más natural que puedes esperar.

7 claves para interactuar con tus modelos
5 (100%) 1 voto

¿Te ha gustado este artículo?

Apunta aquí tu email para suscribirte a las noticias y recibe todos los tutoriales y técnicas de fotografía totalmente gratis y antes que nadie!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
DESCARGAR YA!
QUIERO RECIBIR MI EBOOK!
¡Quiero ayudarte a ser mejor fotógrafo/a! Descarga GRATIS mi ebook sólo dejando aquí tu nombre y correo para recibir el enlace.