Los 10 secretos para hacer retratos a desconocidos

/ / Fotografía
retratos a desconocidos

Los retratos a desconocidos…

Los que amamos esta disciplina por encima de todas sabemos que plasmar a alguien no es sólo captar sus facciones. Plasmar a alguien, de verdad, supone haber desarrollado un sentido que va más allá de la fotografía. Necesitamos VER a la persona, no solo su superficie.

Sin duda ésta es la disciplina que más me apasiona de toda la extensa fotografía. Sin embargo, el gran inconveniente es que necesitas un modelo, los cuales no siempre están al alcance de la mano.

Por fortuna, hay una solución: Los desconocidos. La cual es a la vez una fuente inagotable. Porque la calle está llena no sólo de modelos, sino de auténticos personajes dignos de la mejor captura.

He aquí mis 10 + 1 trucos para conseguir (al fin) esos ansiados retratos a desconocidos.

Conoce tu equipo

Siempre se suele pensar que un gran fotógrafo usa un gran equipo, pero no siempre es así ni mucho menos. Ayuda, pero no es imprescindible usar un equipo buenísimo (carísimo) y al alcance de muy pocos bolsillos.

Sin embargo, no existe ningún fotógrafo decente que no conozca a la perfección su equipo y que no sepa exactamente cuáles son sus virtudes, defectos y límites de lo que lleva entre manos.

Os pongo algunos ejemplos con mi respuesta personal:

¿Cuál es la sensibilidad ISO máxima a la que estás dispuest@ a llegar antes de perder calidad?
Por mi experiencia con mi cámara (Nikon D7500) no me gusta subir de 3200. Siempre hablando de retrato urbano, claro.

¿Cuál es la distancia mínima de enfoque de tu objetivo?
Pongamos que uso el 50 mm F1.4. Pues entonces no puedo hacer fotos a menos de 45 cm. Simplemente no funciona a menos de esa distancia. O sea, que si ignorara esto podría estar intentando hacer un retrato imposible.

¿Cuánto te dura una batería?
500-600 disparos. Por eso siempre llevo 2. Y el cargador, y una powerbank… En esto soy un poco maniático 🙂

¿Cómo de rápido es el enfoque de tu equipo?
Por ejemplo, el 50mm es lento (así que para robados, cuidadín), el 35mm es más rápido pero a veces se encasquilla, y el 17-50mm es un tiro.

¿Lo pilláis no? Si quieres ser buen@s, necesitas hacerte este tipo de preguntas con antelación o correrás el riesgo de que te asalten en plena faena, afectando a la calidad de tus fotografías.

retratos a desconocidos

 

Ensaya

Vale, ¿y cómo sé todo eso? Fácil: ENSAYANDO.

No te imaginas la cantidad de retratos que he probado con peluches, luces de todo tipo (flexos, la luz del móvil, flashes, etc), disparándome a mí mismo, a amigos, a mascotas, etc.

Es la mejor manera de coger tablas antes de enfrentarte a extraños. Por supuesto, si te atreves a ir directo a por ellos, fabuloso. Esta es solo la forma «suavesita» para ir con una base segura.

Inspírate

Seguro que si estás leyendo esto es porque has visto unos cuántos retratos que estás como loc@ por imitar (ojo, no copiar).
Para hacer buenas fotos es imprescindible consumir buenas fotos.

Siempre que voy a salir a hacer retratos a desconocidos, o voy a hacer una sesión o, en definitiva, cada vez que voy a intentar algo fotográficamente exigente, paso un rato previo visualizando fotos que me inspiran.

A veces incluso me hago una lista como las de la compra, para ir tachando y no volver a casa sin ninguna de esas fotos.

Sal a la calle

Ahora que ya sabemos lo que queremos y cómo lograrlo, ya estás más que listo para salir a la calle con la cámara.

Un momento.

¿Que no sabes dónde ir? Sal a la calle.

¿Que estás cansado del curro? Sal a la calle.

¿Que no tienes tiempo? Sal a la calle, aunque sean 10 min.

Lo pillas, ¿no?

Los retratos a desconocidos no se buscan, se encuentran. Salen de cualquier sitio y en cualquier momento. Así que sal ahí, aunque sea a darte una vuelta tonta. No sabes la cantidad de veces que te puedes encontrar la mejor foto en el lugar más inesperado.

retratos a desconocidos

No hagas caso a esa voz

Cuando estés metido en la búsqueda de esas fotos te va a suceder que tu voz interior te va a empezar a soltar frases del tipo:

– Qué mala es la luz hoy.
– No molestes a esa persona.
– No parece alguien accesible.
– Hoy no me apetece hacer fotos.
– No soy tan bueno como para hacer esto.
– Tenía que haber salido a hacer paisaje.
– Venga, guardo la cámara y si veo algo la saco.
– Ése es un retratazo, pero no se me ocurre cómo pedirle que pose.
– Va, a la siguiente persona sí que le entro.
– Etc.

Todas esas frases están ahí para joder tus fotos. Así de simple. Si las escuchas, no vas a sacar una foto decente. Harás unas fotos de unas flores y te irás a casa.

También debes saber que esas frases no desaparecen un día para no volver nunca. SIEMPRE ESTÁN AHÍ. Yo, por más que salgo, siempre las oigo en mi cabeza.

Son un muro que hay que tirar cada día.

Por eso los retratos urbanos son tan difíciles y tan apreciados. No solo hay que ser bueno disparando, sino que encima hay que echarle un par.

¿Y entonces qué hacemos?

Bueno, lo que yo hago es esto:

– Recuerdo esos fotones que esas voces me han hecho perder y me digo «NO, HOY NO ME JODES». P’alante.

Estoy hablando de fotos a famosos, fotos a personas increíblemente peculiares, auténticos retratazos que me perdí simple y llanamente por mi propia inseguridad y falta de preparación.

– Y también hago lo contrario: Recuerdo los fotones que eché justo después de casi no hacerlo.

Piensa la foto antes de hablar

Puedes cometer el error de encontrar un gran retrato y tirarte como loc@ a por él.

Y puedes entonces tener la fortuna de que esa persona acepte. Te encontrarás de repente en la tesitura de tener que pensar ese retrato en décimas de segundo.

Y rara vez será mejor que uno que haya gozado de unos segundos previos de análisis:

– ¿Cómo son sus facciones? ¿Cómo las potencio?
– ¿Qué fondo uso?
– ¿Blanco y negro o color?
– ¿Lleva algún complemento que pueda incluir?

Piensa algo antes.

retratos a desconocidos

 

Cómo entrar

Sujeto encontrado y fotos iniciales pensadas. ¿Cómo le entramos?

Sobra decir que hemos aprovechado esos segundos previos para, aparte de pensar las fotos, también ver de qué royo va.

No vayamos a estar en medio de un atraco intentando retratar al ladrón (lo cual también sería un fotón).

Algunos consejos:

– Da un motivo breve por el que pides la foto. Ejemplo: «Hola, estoy haciendo un reportaje y me encantaría que salieras».
– Haz un cumplido suave. Digo suave para no romper el momento. Esto es especialmente importante en fotos dramáticas. Ejemplo: «Estoy buscando gente llamativa y tú me pareces ideal».
– Muéstrate profesional… o no. Hay quien quiere notoriedad, y luego quien se deja fotografiar solo si piensa que la foto no llegará muy lejos.

Analiza.

Habla mientras retratas

Esto requiere práctica, pero le da a los retratos a desconocidos la vida que necesitan.

Si haces las preguntas adecuadas, la persona se olvidará de la cámara y hará muecas relativas a la conversación. Eso es oro puro. Así se evita la «cara de perfil de whatsapp».

Prueba varios ángulos

Picado, contrapicado, mirando a los lados, a cámara, sacando al individuo entero, por partes, etc.

Siempre hay tiempo para borrar sin arrepentirse de la gran foto que no hiciste.

Edita

Este es el punto 10, pero viene a ser el 40% de la foto.

Si estás en él, significa que has ido a pescar y has conseguido algo. Así que ahora te toca cocinarlo para potenciar su sabor.

Todas las fotos de cualquier fotógrafo que se precie están editadas.

Todas.

100%.

One hundred percent.

El motivo es que todos sabemos que, cualquier foto buena, editada es mejor. La edición puede aportar tanto a una fotografía, que puedes incluso marcar estilo solo por la manera que editas.

Y no es algo sumamente complicado.

Por ejemplo, yo aprendí viendo tutoriales de Youtube.

+1 Muestra, critica y repite

Y finalmente: Enseña tus fotos al mundo.

Instagram es un buen sitio, y es bastante democrático.

Es cierto que existe un algoritmo que mostrará tus fotos a más o menos gente, pero si no hay muchos «likes», sé honesto, el algoritmo no es el problema.

Analiza qué sucede, en qué se puede mejorar respecto a lo que buscas, y entonces…

Vuelve al punto 1.

Espero que todos estos consejos para hacer retratos a desconocidos os hayan sido tan útiles como lo son para mí en mis escapadas.

Si queréis más retratos a desconocidos, directos, análisis de fotos, técnicas o directamente hablarme, os espero en mi perfil de Instagram. Estaré encantado de que me contéis qué os ha parecido el artículo.

¡Un abrazo! ¡Y salid a la calle!

1 Comment to “ Los 10 secretos para hacer retratos a desconocidos”

  1. Gracias Miki, muy valiosas enseñanzas, y la mas valiosa, derribar el muro de las preguntas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Apuntarme al training
[ Al enviar, espera a que se cargue la siguiente página para asegurarte de que todo ha salido bien ]
He leído y acepto la política de privacidad *
Apuntarme al training
[ Al enviar, espera a que se cargue la página de confirmación para asegurarte de que te has apuntado correctamente ]